domingo, 31 de enero de 2010

Romanes eunt domus!

"Bueno, pero, aparte del alcantarillado, la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y el orden público, ¿qué han hecho los romanos por nosotros?".

Pues soltar pasta. Mucha pasta. Que para eso sí que nos han venido muy bien siempre los malditos y odiados romanos.

PS: Para un progre, los romanos actuales son como los padres para un adolescente: no quieren saber nada de ellos, excepto cuando necesitan dinero.

PS2: La explicación al horrendo latín (más o menos como el inglés del cartel de la foto) del título de la entrada aquí.

sábado, 30 de enero de 2010

El carrito del helado.



- ¡Jefe, Jefe! ¡Nos han descubierto! ¿Qué hacemos?.

- ¡Lo de siempre, hombre, lo de siempre, que pareces nuevo! Ruido, todo el ruido que se pueda...

PS: "¡Y, sobre todo, que parezca que somos muchos!. Id pensando en nombres para las diez o doce asociaciones cívicas que se incorporarán -que incorporaremos- pasado mañana a la lista de adhesiones al invento!"

viernes, 29 de enero de 2010

Nueva ampliación de derechos.

Los robolucionarios no paran. El último derecho que nos han otorgado supondrá para nosotros el inmenso privilegio de trabajar para ellos hasta los 67 años. Luego nos espera, a cambio, la recompensa de recibir una mísera pensión (aún menor que las ahora existentes). Todo ello, claro está, si antes no te otorgan el derecho a imitar (a la fuerza) a Ramón Sampedro.

Por cierto, que alguien debería explicar a los que creen que merece la pena que te roben casi la mitad de tu sueldo durante toda tu vida a cambio de poder meter una papeleta en una urna, que un derecho no es tal si es obligatorio.

Porque, créanme: les cuenten lo que les cuenten, la famosa transición consistió, sencillamente, en convencer a los españoles de que la libertad y la felicidad consistínan en renunciar a todo lo que tenían a cambio de meter una papeleta en una urna y de ver gente en pelotas a todas horas en la prensa y en la tele. Y que, treinta años después, no dejen de recordarnos ni un solo día el gran ejemplo que dimos los españoles al vender nuestra primogenitura por semejante plato de lentejas es la prueba de la magnitud de la estafa.

El caso es que, desde que en España hay cada vez más democracia (liberal) y cada vez más libertades (no confundir con "libertad"), el paro se ha multiplicado por 15, el precio de la vivienda se ha multiplicado por 10 (en relación a los ingresos de los españoles) y el porcentaje de nuestros ingresos que los políticos nos quitan (directa o indirectamente) para repartirlos de la forma que todos sabemos se ha duplicado y/o triplicado.

La prueba de que todo el sistema está orientado a quitarnos cada vez más dinero de cada vez más formas es que las nuevas leyes que aprueban los 40 ladrones (es una expresión retórica: nos podríamos dar con un canto en los dientes si sólo fuesen 40) no penalizan a los transgresores con cárcel, sino con multas millonarias. Porque, en la cárcel, no les sirves de nada ni les resultas productivo. Fuera de ella, puedes trabajar para pagar la multa impuesta (o pagarla con tu patrimonio, si formas parte del cada vez más numeroso colectivo de españoles sin trabajo).

Leí hace tiempo una noticia que informaba de un estudio, según el cual, hasta el más honrado de los norteamericanos vulneraba la ley (sin saberlo, lógicamente) una media de cuatro veces al día. Mientras no paran de repetirnos que tenemos cada vez más libertades (recuerden: no confundir con "libertad"), crean más y más normas cuyo fin no es proteger a nadie de daño alguno, sino tener más excusas para quitarnos nuestro dinero cuándo y cómo les dé la real gana.

Y es que, hoy en día, gracias a la democracia liberal no sólamente nos roban, sino que nos pueden robar legalmente, y cada vez de más maneras. Al menos, muchos tiranos y sátrapas de antaño (y de hoy en día) tenían la vergüenza de robar a escondidas, y de forma ilegal. Ni siquiera llegaron al extremo de buscar tantas formas de legalizar el robo y el expolio de la población. La desvergüenza de llamar "progreso" y "conquista social" al robo y al expolio generalizado, legalizándolo, no ha ocurrido hasta hace relativamente poco.

Nos animan a aparearnos con cada vez mayor frecuencia y, a ser posible, con cada vez más parejas, mientras hacen negocio con el apareamiento (anticoncepción) como con los frutos del mismo (aborto, fecundación in vitro). Además, pretenden que trabajemos para ellos toda la vida, y darnos el tiro de gracia (eutanasia) cuando ya no seamos productivos.

Que digan lo que quieran, pero la forma en la que se trata a los animales en las granjas se parece muchísimo a cómo se trata a los humanos en las democracias liberales.

¿Para cuándo una rebelión en la granja?.

Primero fueron a por los controladores aéreos, pero yo no era controlador aéreo...

PS: Aldous Huxley dijo, hace unos 80 años, que la mejor manera de esclavizar a la gente sin que se diesen cuenta era distraerles con el sexo, mientras se les restringía la libertad progresivamente (o "progresistamente"). Y no se piensen que esto es idea sólo de los malvados socialistas. Recuerden que los agitadores de los otros nos distraen con un referéndum en el que no se cuestiona lo anunciado por la ministra de Sanidad: inducción al apareamiento masivo de los esclavos para su apaciguamiento.

PS2: Al tiempo que se anuncia el retraso de la jubilación a los 67 años, y teniendo en cuenta otras noticias que se avecinan, se toman las medidas pertinentes para evitar la rebelión.

jueves, 28 de enero de 2010

Un paso adelante.

Ayer estuvo circulando por internet un correo, procedente (según parece) de distintas asociaciones provida, en el que se daban una serie de razones (de sobra conocidas a estas alturas) contra la notoria idea de pedir un referéndum sobre una parte de la "ley Aído", a la vez que se manifestaba el malestar existente entre la gran mayoría de asociaciones provida (el correo alude incluso al Foro de la Familia) por esta iniciativa.

La Asociación Nasciturus ha sido la primera (que se sepa) en enviar este correo a diversos medios digitales y, por lo tanto, suscribirlo oficialmente. Parece ser que, si bien no puede afirmarse que esto sea un comunicado de prensa oficial de la Federación Española de Asociaciones Provida, ni del Foro de la Familia, sí refleja muy acertadamente la opinión reinante y mayoritaria sobre la propuesta de referéndum en gran parte (si no todos) de los miembros y afiliados de estas asociaciones (y, seguramente, de sus dirigentes).

Mención especial, a mi juicio, merecen los puntos 1 y 4 del comunicado de la Asociación Nasciturus: por un lado se advierte de la falta de respaldo de la gran mayoría del movimiento provida a esta iniciativa (algo que se podía intuir, dado que el silencio del Foro de la Familia y la Federación Española de Asociaciones Provida no podía interpretarse de ninguna manera como un apoyo tácito), y por otro, se avisa de la maniobra (que, a estas alturas, difícilmente puede atribuirse al descuido o a la ignorancia) de algunos medios de comunicación (todos ellos afines al PP) para presentar a las asociaciones promotoras (asociaciones que, según denuncian algunos, están constituidas por un número reducidísimo de personas muy conocidas entre sí) de la propuesta de referéndum como autoungidos representantes de los asistentes a un entierro en el que, para empezar, nadie les había dado vela.

La razón de que muchas asociaciones provida hayan disfrazado de silencio su, a estas alturas, evidente disgusto, podría deberse a la percepción de la unidad como valor supremo a lo que todo debe estar supeditado (un error de razonamiento muy frecuente en el hombre postmoderno). La unidad no es buena ni mala en sí misma, ya que depende del fin perseguido por los unidos (o uncidos, dicho sea de paso).

Sin embargo, las apelaciones a la unidad (como si una bonita foto de familia hubiese arreglado alguna vez los problemas de la casa, en lugar de perpetuarlos bajo las apariencias) son realizadas, siempre, por aquéllos que no quieren que se discuta ninguna de sus iniciativas. Se utiliza así la palabra unidad como sinónimo de sumisión y seguidismo borreguil (aun a disgusto) de las consignas de los que apelan a ella. Los mismos que te invitan a hacerte oír, resulta que son los que te quieren hacer callar. Así, "estar unidos" significa, en realidad, "hacer lo que yo digo, y sin rechistar".

Empieza a ser demasiado evidente cómo, desde el mamporrerismo centrorreformista, se emplean todas las tácticas de manipulación de masas, de invitación a la autocensura y a la resignación que se emplean desde la izquierda; recordemos, si no, cómo cuando el actual presidente del gobierno negociaba con ETA, sus partidarios intentaban silenciar todas las críticas con las mismas palabras fetiche de las que tanto abusan otros ahora: "estrategia" y, sobre todo, "unidad" (en este caso, "unidad de los demócratas contra ETA").

El propio comunicado de la Asociación Nasciturus evidencia que, entre el movimiento provida, se es plenamente consciente de que la asistencia a las concentraciones convocadas el 7 de Marzo será interpretado (y pregonado por los medios afines al PP) como un apoyo a la idea del referéndum (y sobre todo, a la estrategia que el referéndum plantea: no se discute ni la legislación abortista vigente, ni gran parte de la ley Aído - la ideología de género ni la educación sexual-y sólo se discute la ley bajo la que se seguirá practicando el aborto libre en España).

El pasado 17 de Octubre, muchas personas, con toda su buena voluntad (y con las ideas clarísimas respecto al aborto), acudieron a un acto multitudinario en Madrid. Al día siguiente, la prensa y los medios afines al PP eran unánimes: todos hablaban de manifestación contra la reforma de la ley del aborto. Se utilizaba, de esta manera, la presencia de cientos de miles de personas en Madrid como un respaldo a la postura del PP .

No hace falta, a estas alturas, estar muy avispado para darse cuenta de lo que rezarán los titulares de los medios afines al PP (los mismos que han presentado a los cuatro gatos promotores de la idea del referéndum como oráculos de la voluntad de millones de personas) el día 8 de Marzo y cómo venderán la presencia de decenas o cientos de miles de personas en estas concentraciones: como un respaldo a la estrategia de no cuestionar ni la legislación abortista vigente ni gran parte de la ley Aído (como siempre, la estrategia infalible del momento coincide -¡oh, casualidad!- con defender la postura del PP). Y, dado que el comunicado de la Asociación Nasciturus pone en evidencia que dentro del movimiento provida se es plenamente consciente de la posibilidad de que la asistencia a estas concentraciones (que, para más inri, eclipsarán otros actos ya convocados desde hace mucho tiempo para el 25 de Marzo) sea manipulada en beneficio de un partido abortista de cuyo nombre no quiero acordarme, es hora no sólo de pedir, sino de exigir al movimiento provida coherencia con lo que se piensa y con lo que se sabe.

Porque otra gran técnica de manipulación de masas que se está empleando con el movimiento provida también fue utilizada por los socialistas cuando Zapatero negociaba con ETA: la exhibición de un eslogan genérico bienpensante y buenista que hiciese la función de imán de multitudes. En el caso de la negociación con ETA, el eslogan fue "Por la Paz". Se convocaron actos, concentraciones y manifestaciones "Por la Paz", y muchas personas de buena voluntad acudieron porque ellas "estaban a favor de la paz, no de la negociación de Zapatero con ETA". Sin embargo, como todos sabemos, la multitudinaria asistencia a estos actos bajo este bello eslogan fue difundido por los medios afines al gobierno como un respaldo a la negociación con ETA. ¿Y el que no estaba de acuerdo con Zapatero y compañía? Pues era un malvado que "ponía palos en las ruedas" y estaba "contra la paz". No me parece que sea casualidad que sean el mismo tipo de expresiones que emplean los que exigen a los demás que se pongan el cencerro al cuello y balen al ritmo de la música de David Bisbal cuando ellos sacan sus pancartas y autobuses a la calle.

Ahora está ocurriendo lo mismo: se convocan actos en los que no se cuestiona la legislación abortista vigente, o en los que ya ni siquiera se cuestiona gran parte de la ley Aído, bajo bellos eslóganes genéricos ( "Por la Vida", "España Vida Sí") y, sin embargo, muchas personas que no acudieron a las manifestaciones "Por la Paz" al reconocer la evidente manipulación que se pretendía entonces, racionalizan su asistencia y su apoyo a otros actos "Por la Vida" en los que la manipulación no sólo les resulta evidente y, además, reconocen inevitable, sino que será la misma que ellos denunciaron en el caso de la negociación con ETA.

Todo el mundo sabe,a estas alturas, para qué servirán los actos del 7 de Marzo. De nada sirve denunciar un engaño si uno está luego dispuesto a prestarse a él (y, además, con plena conciencia de ello).

PS: La viñeta es sobre unos animalillos llamados "lemmings", que son algo así como los primos nórdicos de los topillos. De cuando en cuando, según la leyenda, los "lemmings" forman manadas multitudinarias (de hasta decenas de miles de individuos) y corren en masa, todos juntos, a despeñarse por el fiordo. No se sabe por qué lo hacen; lo que sí se sabe es que lo hacen dando un gran ejemplo de unidad ante toda la sociedad (y ante la prensa).

PS2: Como siempre, los carlistas lo expresan mejor que nadie: "No dudamos de la buena intención de la inmensa mayoría de las personas que se han implicado en la campaña 'Referéndum Vida Sí'". Mi tía tiene toda la razón cuando dice que las bofetadas que más duelen son las que se dan sin mano.

jueves, 21 de enero de 2010

Cartas desde Iwo Jima (Actualizado).

Ahora que ya se ha hecho la no-presentación (puesto que volvieron a no explicar en qué consistía) del referéndum "Ley Aído Sí", me parece oportuno hacer una recapitulación de lo sucedido desde que, hace ya más de un año, se hicieron con las riendas (o les dejaron hacerse con ellas) del movimiento provida ciertas plataformas y foros (culpa del movimiento provida por uncir sus carros a semejantes bueyes, probablemente pensando que los contactos políticos y mediáticos de las plataformas y foros le aseguraban mayor visibilidad a los actos que se llevarían a cabo, como así ha sido).

Para empezar, voy a recordar una de mis anécdotas favoritas: La del japonés que contaba cómo supo, cuando era sólo un niño, que el ejército de su país estaba perdiendo la II Guerra Mundial. Y lo supo por la sencilla razón de que, aunque según la radio y los periódicos japoneses, el glorioso ejército de su majestad imperial salía victorioso en todas las batallas, las "victorias" tenían lugar cada vez más cerca del Japón.

¿Qué ha ocurrido desde que, quizás a cambio de mayor repercusión en los medios y la búsqueda de mayor influencia entre los políticos -que ha servido para lo que todos sabemos-, el movimiento provida decidió unir su destino a estas plataformas y foros?. Hagamos un repaso somero:

1-Hace no mucho tiempo, la reivindicación clara y sin concesiones del movimiento provida español era acabar con todas las leyes abortistas en nuestro país (entre ellas la derogación de la ley abortista del 85). Parece que fue hace un siglo, pero estamos hablando de hace sólo cuatro o cinco años; ése es el efecto de la algarabía y el follón: que todo lo ocurrido antes parece mucho más lejano en el tiempo de lo que realmente está.

2- Después, se hizo una manifestación en Marzo del 2009 (lo suficientemente alejada de las elecciones europeas para no molestar demasiado, o no dejar demasiado en evidencia al PP), en el que, al amparo de la palabra mágica ("estrategia") se deja de cuestionar la legislación abortista vigente para centrarse en impedir que se apruebe la llamada "ley Aído". Al cuestionarse sólo la "ley Aído", se retrocede a la trinchera de la defensa de la legislación abortista vigente, como muy acertadamente describió Javier Garisoáin.

3- En la manifestación de Octubre del 2009 (la de "temporada de otoño-invierno", como malvadamente apuntaron algunos), se introduce, además, la que, según Ignacio (y tiene razón) es el arma favorita de Satanás: La confusión. Se redefine el significado de la palabra "provida", que ya no significa (entre otras cosas) "el que quiere la abolición de toda ley abortista para que haya cuantos menos abortos, mejor", sino "cualquiera que quiera que haya menos abortos" (es decir, todo el mundo; incluso Bibiana Aído dice querer esto último). Así se hacía compatible el neosignificado de "provida" con la postura de un partido político de sobra conocido ("nosotros estamos a favor de la vida porque defendemos la legislación vigente").

4- Ahora, se plantea un referéndum en el que, ya ni siquiera se cuestiona la "ley Aído", como se hacía en la manifestación de Marzo u Octubre. Se cuestiona sólo parte de la "ley Aído" ( la del aborto como derecho). Se retrocede así a otra nueva trinchera en la que los provida ya no defienden solamente el aborto libre del PP, sino también las partes de la ley Aído no cuestionadas en el referéndum (educación sexual e ideología de género).

Eso sí, al tiempo que plantean un referéndum en el que ya ni siquiera discuten la educación sexual obligatoria y la ideología de género, no hay problema en firmar un manifiesto contra ambas (no es cuestión de permitir que la coherencia nos arruine una buena foto).

Esta estrategia, que consiste en que cada nueva maniobra de retirada se celebra triunfalmente (o sea, se disfraza de victoria) con un nuevo desfile, se puede detectar fácilmente por el chorreo de frases prefabricadas y enlatadas que le llueven enseguida al que la señala. Se pueden agrupar en dos tipos:

1- Reproches con apelaciones apocalípticas (o se hace esto o el desastre): "No se puede hacer otra cosa", "propón tú otra cosa", "es lo único que podemos hacer".

2- Buenismos que invitan a la autocensura y al seguidismo resignado: "Juntos somos más" (y separados, somos los mismos, pero nos vemos más de lejos), "siempre es mejor hacer algo que no hacer nada" (cuéntaselo al que estaba ante el precipicio y dio un paso al frente), "luchamos por lo mismo, aunque con diferentes estrategias" (¿no será que luchamos por cosas distintas bajo el mismo eslogan?), "los que tenemos el mismo objetivo no debemos discutir" (¿desde cuándo tienen el mismo objetivo los que quieren avanzar y los que celebran retroceder? ¿por qué no se debe discutir nunca nada de lo que algunos hacen?).

Séneka, al hilo de una coincidencia que no le ha pasado desapercibida entre lo que está ocurriendo en España y Méjico (y no es la única; de ello trataremos pronto en el blog), invita a realizarse una serie de reflexiones. La pregunta que se me ocurre a mí (no podía ser otra), es: una estrategia que consiste en retroceder cada vez más y ceder terreno al enemigo celebrándolo como una victoria cada vez que se hace, ¿no parece estar diseñada por quien busca la derrota de ese ejército (intentando que no se note mucho, aunque cada vez se note más)?

¿Es posible que la estrategia de extensión e implantación del aborto no pase tanto por la creación de grupos feministas -que son, al fin y al cabo, cuatro y la del tambor-, como por la creación de plataformas o asociaciones que se presentan como "defensoras de la vida" y que llevan al movimiento provida a la neutralización, bien a través de estrategias improductivas o bien a través de la renuncia continua (y a veces, como ahora, muy disimulada) de sus objetivos? De hecho, ¿resulta de extrañar que el aborto se extienda cada vez más, mientras los grupos proabortistas desaparecen poco a poco, con plataformas provida de este estilo?.

Porque la coincidencia de "dogmas" entre las voces hoy cantantes del movimiento provida español y las propuestas hechas en su discurso en la Universidad de Notre Dame por el gran adalid e impulsor mundial del aborto, Barack Obama no deja de ser sospechosa ( la mujer que aborta como víctima, ayudar a las mujeres embarazadas y olvidarse de los abortorios y las leyes que los mantienen abiertos).

La propuesta del referéndum ha sido acogida con cierta falta de entusiasmo (e incluso frialdad) entre las filas de afines y cercanos a las asociaciones que la han hecho (aún no ha dicho "esta boca es mía" la Federación Española de Asociaciones Provida). Ignoro a cuánta gente entre los dirigentes de las asociaciones provida en España le ha podido abrir los ojos, o inflarle definitivamente las narices, la propuesta de referéndum (y más una propuesta como la de éste referéndum); no dudo que hay miedo a separarse de la manada (especialmente, porque fuera de ella, no hay fotógrafos ni cámaras de medios afines al PP haciéndote la foto con la pancarta, y porque separarse del entramado autodenominado "sociedad civil" puede costarte el cierre de muchas puertas y dejar de ingresar dinero en la cuenta de la asociación, o que ese político tan majo de ese partido que quizás podamos cambiar desde dentro deje de atender tus llamadas), pero las asociaciones que se atreviesen a decir "por ahí no paso" ganarían una autoridad moral que, de un tiempo a esta parte, quizás hayan vendido a cambio de un plato de lentejas mediático.

Actualizado: Ignacio Arsuaga revela, en su blog, la pregunta propuesta por HO: "¿Aprueba usted la regulación del aborto incluida en la Ley de Salud Sexual y Reproductiva?". Exactamente lo que se ha explicado en este blog y aseguraban no conocer (o aseguraban ser falso) los simpatizantes de HO y DAV: no se cuestionan la educación sexual obligatoria ni la ideología de género. Es un referéndum "Ley Aído Sí": "Ley Aído entera" versus "Ley Aído casi entera". Si tienen tiempo este fin de semana, no dejen de leer las cosas que dicen los paladines de la buena educación y del respeto a las opiniones ajenas de los que les decían la pura verdad, en este artículo y en los comentarios de este otro y de éste de aquí.

Enlaces relacionados:

"Referéndum: Aborto Sí"; 13 razones para entrar en razón.

"La ingeniería social de los que critican a Zapatero".

Verdad 2.0 (y luego hablamos de lo demás).

El otro día leí un comentario en infocatolica.com (cuyo director ha salido hoy a la plaza arrimándose al toro más que nunca), firmado por "Nerea", que decía algo así como:

"No existe la derecha ni la izquierda. Desde la revolución francesa, sólo existe Cristo y el Anticristo".

Dejando de un lado la explicación de por qué esta frase me parece una verdad como un templo, me ha venido a la mente una campaña que, independientemente de si fue o no la intención de los creadores (seguro que, al menos, no de todos) está consiguiendo colar la imagen de la diosa Robolución (o como quieran llamarla) en muchísimos blogs y webs.

La campaña se llama Libertad 2.0. Como otras tantas campañas procedentes del mismo entorno social (el malminorismo centrorreformista) no ha tardado en ser apoyada por el mismo partido que promovió en el Parlamento Europeo (y que votó a favor de) la ley a la que la campaña se opone (la ley que permitirá a los gobiernos -no sólo al actual- cerrar todas las webs que les dé la real gana).

Igual que hace unas semanas se comenzaron a poner crucifijos en muchos blogs, ahora se ha conseguido que mucha gente bienintencionada coloque el gran icono de la robolución en el suyo (haciendo compañía a un crucifijo en no pocas ocasiones).

Casualidades. O no. Que, aunque Dios escribe recto hasta en renglones torcidos, el otro siempre intenta aprovechar para escribir torcido sobre cualquier renglón recto que se le ponga a tiro.

No pierdan el tiempo intentando racionalizar una excusa para dejar ambos iconos puestos. No se puede servir a dos señores.

PS: Además, ¿de verdad es necesario poner la imagen de ese adefesio con el sobaco al aire (y cuyo hedor resulta cada vez más insoportable) para que la gente sepa que uno no quiere que le cierren el blog?.

martes, 19 de enero de 2010

Reunión de pastores, oveja muerta.

No iba a extenderme en la enésima, consabida y repetida "traición" del PP a su "electorado", ni la fidelidad perruna de éste mientras, con la viga bien incrustada en el ojo, acusan de borreguismo y analfabetismo contumaz a los que se empeñan en votar al PSOE a pesar de los pesares, pero el anuncio de Mariano Rajoy de mantener la asignatura de Educación para la Ciudadanía (un año después de anunciar que la derogaría cuando gobernase), parece (es) un episodio más del tema tratado en la anterior entrada en este blog.

En primer lugar, habría que volver a recordar que todas las leyes de la famosa "ingeniería social de Zapatero" se han hecho siguiendo mociones aprobadas en el Parlamento Europeo que exigían a los estados miembros la aprobación de dichas leyes. Y todas vienen de allí (EpC, ley Aído, cierre de webs sin autorización judicial) con el voto favorable de los europarlamentarios de PP y PSOE (que volvieron a ser los partidos más votados en las elecciones europeas de Junio).

En segundo lugar, el asunto se ha presentado, por parte de la prensa y webs afines al PP, como que "el PP, mantiene la EpC, pero menos y con los contenidos más atenuados". Ésta forma de presentar las cosas es clave para el electorado centrorreformista, que reacciona automáticamente suspirando aliviado cada vez que, con sorpresa, vuelve a enterarse de que el PP es lo mismo que el PSOE de ahora, pero un poquito menos (y bastante más que el PSOE de antes).

En tercer lugar, Mariano Rajoy ha hecho el anuncio al tiempo que otro que ha hecho de tapadera: un "pacto" por la educación ("educación" y "adoctrinamiento" son sinónimos en las socialdemocracias, por si todavía no habían caído en ello). Los medios de comunicación han insistido muchísimo en el "consenso" (el sucedáneo postmoderno de ese término tan fascista y anticuado conocido como "verdad"), como si lo importante no fuese hacer las cosas bien, sino que PP y PSOE estén de acuerdo (porque, además, quieren que creamos que PP y PSOE no están siempre de acuerdo).

Y qué quieren que les diga: a mí me da igual si PP o PSOE están o no de acuerdo. Me basta con que uno solo (aunque no fuese ni PP ni PSOE) hiciese las cosas como está mandado. Cuando me he puesto enfermo, nunca me ha preocupado si había consenso o no entre los médicos del hospital o el centro de salud a la hora de decidir cuál debía ser el tratamiento. Me bastaba y me sobraba con un solo médico que me curase (y nunca me ha interesado saber si el resto de sus compañeros estaban de acuerdo con él o no).

Pero es que, además, ni siquiera es cierto que la propuesta de Rajoy sea "lo mismo de ahora, pero un poquito menos". Es bastante peor que lo que ya hay, por varias razones:

1- Rajoy ha hablado de ceñir la EpC a los "valores constitucionales". Rajoy, con esto, consagra un texto legal como (según sus propias palabras) "norma suprema" y como fuente de moral y de ética (y de valores), cuando deberían ser los valores (los buenos, no los de Rajoy), la moral y la ética la fuente de los textos legales (que parece lo mismo que lo anterior, pero es algo totalmente distinto). Con esto, Rajoy anuncia su intención de elevar (como ya ha hecho Zapatero) al positivismo jurídico como religión del estado: a los niños españoles les quieren meter en la cabeza, básicamente, que es el BOE el que decide lo que es bueno y lo que es malo, lo que es verdad y lo que es mentira, y lo que es justo y lo que es injusto.

2- En ninguna de las versiones de la noticia (ni siquiera en las más elogiosas), se especifica en qué consisten los mal llamados "valores constitucionales", pero se puede afirmar sin temor a equivocarse que, si la constitución de 1978 es la "norma suprema" para Rajoy, todo lo que no sea declarado como "inconstitucional" por un el tribunal constitucional (nombrado a dedo por PP y PSOE) entra dentro de esos "valores constitucionales". Recordemos que la constitución, en la práctica, no es lo que ustedes o yo creamos que pueda ser, sino lo que ese tribunal nombrado a dedo por PP y PSOE dice que es. Así, por ejemplo, dado que el Tribunal Constitucional, en 1999, sentenció que, el famoso "todos tienen derecho a la vida" no es aplicable a los nascituri, el aborto, hasta el mismo momento del parto, se convierte en "constitucional" y, por tanto, creer que la vida de un no-nacido vale lo que la madre dice que vale es un "valor constitucional".

3- Los contenidos que más molestan a muchos padres de la actual EpC (la ideología de género y la "educación sexual") se convertirán en ley cuando se apruebe la "ley Aído", y, por tanto, en "valores constitucionales" mientras el TC no diga lo contrario (que no lo dirá). Por tanto, los contenidos de la EpC seguirán siendo los mismos (o peores que ahora; todo depende de qué leyes se vayan aprobando), porque los contenidos de EpC que ahora no son ley, sino simplemente "ideología del PSOE" (y del PP, no nos engañemos) serán ley, y por tanto, "valores constitucionales" cuando Rajoy (o quien fuere) gobierne.

4- A pesar del lenguaje engañoso de los medios de comunicación, los años de adoctrinamiento no disminuyen, sino que aumentarán. A pesar de los titulares de los pregoneros, habrá EpC desde el primer curso de primaria (ver siguiente punto) al último de secundaria.

5- Además, la jugada más diabólica de todas es eliminar la EpC como asignatura en sí misma en Primaria y distribuir su contenido entre el resto de asignaturas; así, los que quieran evitar que a sus hijos asistan a asistan a EpC, no tendrán más remedio que sacarlos del colegio, dejar el trabajo y darles clase ellos mismos. Y luego gastarse un dineral en abogados en los juicios a los que te llevará la delegación de educación de tu provincia. Y, aunque los vayas ganando todos (como así está siendo, por ahora, ya que en España, la escolarización en centro homologado no es obligatoria), recuerda que, al final del camino, te espera un tribunal nombrado a dedo por PP y PSOE. Y tampoco hace falta tener un doctorado en Ciencias de la Educación para saber que es precisamente, en esos años de Primaria (en los que faltar a clase de EpC será imposible porque todas las clases serán de EpC) cuando más fácilmente se moldean las conciencias al gusto del Gran Hermano.

6- Y, recuerden, cuando la EpC se disemine entre el resto de asignaturas (y el que pueda, que le siga el rastro), su lugar actual lo ocupará la llamada "educación sexual obligatoria", que, como ya digo, es lo que toda la vida se ha llamado "perversión de menores". O sea que, caldo y, además, dos tazas.

7- Para la mente centrorreformista, no hay derrota que no pueda ser disfrazada como un gran logro. Así, los suministradores de soma de la llamada "derecha sociológica", han recurrido a dos grandes justificaciones. A saber:

7A) La recuperación de la asignatura de Filosofía para el currículum. Sólo una pregunta: ¿verdad que ahora se entiende por qué Zapatero quitó la Filosofía del currículum?. Entre bomberos no nos pisamos la manguera, que decía el otro.

7B) Rajoy no es un ni un mentiroso ni un fullero, sino un señor muy generoso que ha roto sus promesas para llegar a un pacto con el enemigo (es decir: un mentiroso y un fullero).

Y, por supuesto, la propuesta de empeoramiento de la EpC de Rajoy (que no es otra cosa que implantar lo votado por su partido en Estrasburgo cuando Aznar era presidente - sí, Aznar; antes de Rajoy, el PP hacía lo mismo que ahora) asegura que esto se haría de todas formas, aunque no ganase el PP. Porque, a ver con qué autoridad moral criticarán los del "¡hay que echar a Zapatero!" al presidente socialista que ejecute la propuesta anunciada por Rajoy.

PS: El grado de aborregamiento de millones de españoles empieza a ser tan preocupante (o, al menos, a parecérselo a los de Génova, 13) que aquéllos a los que votan ya ni siquiera esperan a ganar las elecciones para romper sus promesas (como Feijóo). Saben que pueden romperlas incluso antes de ganar las elecciones. No pierdo la esperanza (no va con segundas) de que los españoles les demuestren que se equivocan.

PS2: Los palmeros, alegres y arrogándose una representatividad que nadie les ha otorgado. Luego critican a "los de la ceja".

domingo, 17 de enero de 2010

La ingeniería social de los que critican a Zapatero.

Una de las estrategias más sencillas para cazar un animal consiste en prepararle una trampa con antelación. Una vez preparada, se asusta al bicho de muy diversas maneras para que vaya por donde uno quiere y acabe cayendo (o entrando por sí mismo, según corresponda) en la trampa que le estaba esperando desde el principio.

La propuesta de referéndum hecha por HO y aledaños es relevante, no por cuanto pueda suponer a la hora de luchar contra el aborto (más bien todo lo contrario) sino por lo reveladora que es acerca de las intenciones (si es que quedaba alguna duda al respecto) de los promotores de la idea y porque es, asimismo, una extraordinaria aclaración de cuál ha podido ser (o cual ha resultado ser), el verdadero propósito, desde el primer momento, de la campaña llamada "Derecho a Vivir".

Para entenderlo, primero hay que explicar someramente en qué consiste la "ley Aído". A pesar de que la campaña de DAV y los medios de comunicación se han centrado casi únicamente en un aspecto muy concreto de la misma, la "ley Aído" consta de tres partes bien diferenciadas, que podríamos resumir así:

1- El aborto libre de facto (despenalizado) se convierte, durante un plazo, en un derecho. En la práctica, esto supone que, durante los tres primeros meses de embarazo, no será necesaria la firma de un psiquiatra para abortar. Supone también que el porcentaje de abortos financiados con dinero público crecerá. Utilizando la terminología de la que tanto gustan los que desde el poder reparten el dinero ajeno entre los amigos, podría decirse que es algo así como un plan de rescate de la industria abortista.

2- Imposición de la llamada "Ideología de género" como ideología oficial del régimen político en el que vivimos e introducción de la misma en el programa educativo.

3- Imposición de la llamada "Educación sexual obligatoria" (eso que antes se llamaba "perversión de menores") para todos los niños ("preuniversitarios", los llama Rajoy) desde los 11 años. Con el tiempo, se pretende impartir desde los 5.

Al margen de la palabrería buenista, la verdad sobre la propuesta de referéndum de HO y alrededores se puede encontrar en la alerta en la que piden al actual presidente del gobierno la "celebración" de la consulta electoral de marras. La solicitud comienza como sigue:

"Me dirijo a usted para pedirle que proponga a S. M. el Rey la convocatoria de un referéndum sobre la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, y en concreto, sobre la regulación del aborto en él contenida".

Es decir: según se desprende de estas palabras, se está pidiendo un referéndum únicamente sobre la parte de la "ley Aído" señalada en el punto 1 (el aborto libre como derecho). No se cuestionaría, de llevarse a cabo este referéndum, el resto de la ley Aído (puntos 2 y 3 arriba señalados).

Así, independientemente de cuál fuese la pregunta formulada en este hipotético referéndum (pregunta que, en cualquier caso, plantearía el gobierno, y es de temer que sería con la habitual soltura y claridad en el lenguaje a la que nos tienen acostumbrados) las dos opciones a votar serían las que siguen:

A) Aborto libre como derecho + Educación sexual obligatoria + Ideología de género (ley Aído completa). O sea, lo que quiere el PSOE.

B) Aborto libre despenalizado + Educación sexual obligatoria + Ideología de género (la ley abortista del 85 más los puntos 2 y 3 del resumen arriba hecho de la "ley Aído"). Ésta sería la opción que HO quiere que se respalde con el voto. O sea, lo que quiere el PP.

¿Cuál es el truco? Ambas opciones contemplan no sólo el aborto libre, sino también la educación sexual obligatoria y la ideología de género. Sólo se discute si el aborto libre debe llamarse "delito despenalizado" o "derecho" (que es poco más que decidir qué porcentaje de abortos debe financiarse con dinero público). Algo que, aun siendo perverso, sería comprensible si lo planteasen los abortistas (mejor dicho, los abortistas que reconocen serlo, que son poquísimos), pero es que lo aparentemente incomprensible de esta propuesta-trampa (en la que se obligaría a los provida a votar a favor del aborto libre, de la educación sexual obligatoria y de la ideología de género) es que ha sido hecha por unos que, no sólo dicen ser provida, sino que se arrogan la representatividad del movimiento provida español.

Recapitulando: si el referéndum se ganase (la opción "B", entiéndase), el aborto libre seguiría como hasta ahora, y se implantaría la ideología de género y la educación sexual obligatoria con el plus de legitimidad que supone haber sido refrendadas en las urnas por los propios provida. Por supuesto, los promotores de la idea celebrarían todo esto como un gran logro.

¿Por qué esta, aparentemente incomprensible propuesta de este entramado autodenominado como "sociedad civil", que pondría en un brete a los provida españoles, obligándolos a votar a favor de todo aquello que quieren evitar, en un referéndum en el que, además, no se deja otra elección?.

Quizás la respuesta esté en hacerse otra pregunta: ¿Y si aquí no hay errores ni ceguera, sino que esto es lo que se ha pretendido desde el principio? ¿Y si el propósito del régimen, con la "ley Aído", no ha sido tanto el que el aborto libre se considere un derecho, como el de implantar la ideología de género y la educación sexual obligatoria y la de darle un espaldarazo definitivo al aborto libre (al menos despenalizado, pero si cuela como "derecho", mejor)?

Utilizando la analogía del animal al que se asusta para dirigirlo a una trampa, ¿ha sido el "aborto libre como derecho" - el aspecto de la "ley Aído" que ha monopolizado la campaña de DAV y la atención de los medios- simplemente el señuelo con el que se ha asustado al movimiento provida español para que ahora se den por buenos el aborto libre del PP, la educación sexual obligatoria y la ideología de género, respaldándolos incluso en una votación?

Es decir: ¿Han sido HO y su plataforma DAV los que (independientemente de quiénes fuesen o no conscientes de ello, de así haber sido) han cumplido esa función de asustar al movimiento provida español enfocando toda su atención -y su miedo- hacia el cebo reseñado y luego dirigirlo, mediante esta propuesta de referéndum, hacia la trampa que le esperaba desde el principio?. Mucha gente acabaría viendo como un triunfo evitar que se implante lo que quizás al régimen siempre le ha importado un bledo (aborto libre legalizado) mientras celebra que, con el respaldo de su voto, se implante lo que el régimen habría querido desde el principio (aborto libre despenalizado, educación sexual obligatoria e ideología de género), y que está contemplado en ambas opciones del referéndum.

Y que nadie les engañe llamando a esto "la ingeniería social de Zapatero", porque no la está haciendo Zapatero, sino los que se pasan el día rajando (hasta aburrir) de Zapatero.

Es más: ésta es la ingeniería social que se viene haciendo, con los españoles como cobayas, desde hace, aproximadamente, 35 años, y que consiste en algo muy simple: Asustar con "lo peor" para que "lo malo" (lo que el régimen quería desde el principio) se dé por bueno. Y, de propina, tenernos a todos tan enfrascados entre "lo peor" y "lo malo" (y ambos son cada vez peores; de hecho, "lo malo" de ahora es mucho peor que "lo peor" de hace veinte años) que no tengamos un momento siquiera para plantearnos qué es "lo bueno".

Claro que esta historia, podría tener todavía otra versión posible: recuerden que el diario La Razón (o sea, Mariano Rajoy) mostró su apoyo a esta iniciativa con un editorial a tres columnas. A lo mejor no hay referéndum, sino una pantomima en la que será Rajoy el que "arranque" al malvado Zapatero el triunfo (eliminar el aborto como "derecho") sin necesidad de votación. Tendríamos, no sólo a muchos provida celebrando el aborto libre despenalizado (que, para cada vez más provida españoles, ni siquiera es "aborto") y la implantación de la educación sexual obligatoria y la ideología de género, sino que el régimen les estaría mostrando el héroe al que deben recompensar en las próximas elecciones generales.

¿Y qué quedaría después? Muy sencillo. El héroe en la Moncloa diciendo que el pueblo español ya se ha pronunciado en las urnas y que no le demos la lata, que fuimos nosotros mismos los que votamos a favor de todo ello (y, encima, sería verdad) y el movimiento provida desactivado, pero, eso sí, muy sonriente (lean la respuesta a la última pregunta de la entrevista), y que no molestará al héroe pidiéndole la modificación de ninguna ley (salvo para la concesión de subvenciones).

viernes, 15 de enero de 2010

Referéndum "Aborto Sí": 13 razones para entrar en razón.

Ahí van trece razones (y seguro que hay muchas más) para mandar a paseo (por no utilizar otra expresión más zerolina aún) una idea que creería obra de la mismísima Bibiana Aído, si no fuese porque estoy completamente seguro de que ella no es tan lista como para que se le ocurra algo tan perverso y retorcido:

1- Porque nos dicen que la vida humana es innegociable, pero lo único innegociable en este referéndum es el aborto libre. Dado que en la votación sólo se cuestionarían algunos aspectos de la reforma de la ley del aborto, las dos opciones a votar serían lo que hay ahora (aborto libre de facto) y lo que viene (aborto libre de iure). Ni siquiera se discute el aborto libre, sino únicamente bajo qué ley seguiría practicándose.

2- Porque se nos quiere engañar a los españoles hablando como si la única forma de oponerse al aborto libre de iure (el del PSOE) fuese votando a favor del aborto libre de facto (el del PP). Se busca, con este referéndum, obligar a los españoles que están contra el aborto a escoger (innecesaria, pero muy convenientemente para algunos) entre dos opciones moralmente inaceptables.

3- Porque los promotores de este referéndum nunca someterían a votación su vida ni la de sus familias, pero, incomprensiblemente, consideran una idea digna de elogio y de apoyo incondicional el someter a votación las vidas de millones de nuestros semejantes aún por nacer.

4- Porque el que pide un referéndum está otorgando legitimidad con ello al resultado de la votación, sea el que sea (y, en este caso, ambos resultados contemplarían el aborto libre). La solicitud del referéndum por parte de algunos y su posterior "celebración" dejaría a todo el movimiento provida español, de cara al resto de nuestros conciudadanos, sin la más mínima autoridad moral para defender el valor absoluto de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural (y quién sabe si no es esto lo que se persigue, por parte de algunos, con iniciativas así.).

5- Porque no es necesario que nos quedemos todos ciegos para dejar tuerto a Zapatero. Y, dijese lo que dijese Nicolás Maquiavelo, el fin no justifica los medios, especialmente cuando el fin es respaldar en un referéndum el aborto libre de facto vigente en España desde hace tiempo.

6- Porque, aunque algunos hablen como si no lo supieran, hay otras formas de defender la plasmación inequívoca en la legislación española del derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, así como la derogación de las leyes abortistas vigentes (algo a lo que, en ningún momento se aspira con las opciones propuestas en este referéndum).

7- Porque, por mucho que se insulte la inteligencia ajena negando esta evidencia, pedir que se someta a votación una ley que trata sobre el derecho a vivir, supone, en la práctica (aunque se afirme lo contrario), admitir que el derecho a vivir puede ser sometido a votación. Hoy se propone votar el de los que aún están por nacer y mañana quién sabe de quiénes.

8- Porque, si el referéndum sale bien, un partido político muy conocido con muchas posibilidades de llegar pronto al gobierno podrá afirmar (y no mentiría) que la mayoría de los españoles han respaldado en las urnas las leyes abortistas hoy vigentes en España que dicho partido defiende a capa y espada. Se le estaría dando a ese partido (y quién sabe si no es esa la intención última de todo esto) la excusa perfecta para que no derogase ninguna de las leyes abortistas vigentes hoy en día en España y que permiten, entre otras cosas, el aborto libre de facto.

9- Porque (para más inri) ni siquiera se somete a votación la totalidad de la "ley Aído", sino sólo los aspectos referidos a la consideración del aborto como "derecho". La "educación sexual" obligatoria para los niños no es cuestionada por los promotores del referéndum en ningún momento (al igual que tampoco lo es por ese partido político tan conocido).

10- Porque, además, este referéndum coincide sospechosamente con las tesis de los dos partidos abortistas mayoritarios en el Parlamento español, quienes, en plena sintonía a este respecto, afirman categóricamente no querer un debate "aborto sí o aborto no".

11- Porque, aunque la expresión "Principios No Negociables" sólo tiene tres palabras, a algunos parece que les sobra la de enmedio.

12- Porque, todas estas razones se resumen, finalmente, en una sola: que, aunque los promotores de esta iniciativa hablan de "proteger la vida por ley", lo que se protege por ley con este referéndum es el aborto libre (ya sea despenalizado o legalizado).

y 13 (Propina): Porque, aunque algunos repiten todo el día que hay que hacer todo lo posible y no cruzarse de brazos (como si "hacer mucho" fuese sinónimo de "hacer bien"), hubiese resultado preferible que algunos se hubiesen quedado (y siguiesen) cruzados de brazos en lugar de haber promovido iniciativas como ésta.

miércoles, 13 de enero de 2010

Nihil novum sub sole (III)

Lo explicó Alfred Hamsworth, primer vizconde de Northcliffe, y magnate de la prensa inglesa de principios del Siglo XX, para todo el que quisiera escucharle:

"Información es todo aquello que se oculta. Lo demás es publicidad".


Imagino a Lady Northcliffe levantándose con el pie izquierdo y con ganas de fastidiar al señor vizconde, y preguntándole, a la hora del desayuno mientras su marido hojeaba sus cinco periódicos (The Times y el Daily Mail entre ellos):

"A propósito, darling, qué es lo que no cuentan hoy los periódicos?".

martes, 12 de enero de 2010

PePeovejuna.

El mamporrerío centrorreformista se ha desperezado lentamente tras la resaca de Nochevieja, pero con los engranajes de la maquinaria bien engrasada y los depósitos bien llenos de gasolina (con la que amenazan, como siempre, estar dispuestos a apagar los incendios , eso sí, -faltaría más- con las mejores intenciones del mundo).

Después de digerir las inevitables comilonas en tan señaladas fechas (en las que, a lo mejor, han tenido la discusión política de marras con algún cuñado puñetero -y "ultra"- que les habrá recordado cómo los de la gaviota hacen lo mismo que los de la rosa, que es lo que les fastidia - y mucho más que tener un cuñado socialista) y haber puesto la banderola con el Niño Jesús o del portal de Belén en el balcón que mira a las pistas de pádel de la urbanización -para que las vean y se chinchen esos vecinos tan pijos que siempre llevan El País bajo el brazo-, se han entregado de forma entusiasta a la noble tarea de ganarse el sueldo (y si a alguno le fastidia lo de "ganarse el sueldo", que renuncie a él).

La primera mina la plantaron los mariachis de la llamada "normalización lingüística" en España (como pueden ver, la culpa es de Zapatero), una semana antes del sorteo de la lotería de navidad (además de que les falta una "P" en las siglas, no tienen escrúpulo alguno en atribuirse, igual que la malvada Pilar Bardem, la representatividad de millones de españoles. Si unos son los de la "ceja", otros son los del "frenillo lingual").

Después de salir de marcheta tras las campanadas de año nuevo, siguió el grueso del pelotón por las calles de Madrid, siendo rápidamente -y espontáneamente, nadie lo duda- secundados por el IPF (aunque parezca sorprendente, la "P" no es de "pepero", sino de "política"; no es un engaño, sino "complejos", claro).

Ayer (y ya estaban tardando mucho -se ve que a algunos los días entre fin de año y reyes les pillaron esquiando con la familia), se sumó a la loable iniciativa la rama educativa del entramado (éstos no tienen problema en llevar dos "P" en las siglas; se les nota el arrojo juvenil). Por cierto, menuda ética la de estos profesionales, que nos invitan, no a votar si soltamos a Barrabás (lo cual, repito, se da por sentado), sino si al inocente lo crucificamos como siempre o, como San Pedro, lo crucificamos haciendo el pino.

Todo esto no pasaría de ser una boutade más (un descorchar botellas de champán para que el tapón haga ruido al salir y luego las burbujas hagan cosquillitas en el paladar y pare usted de contar), como han sido el reparto de abanicos, las sueltas de globos, el pancarterío con frases de cualquier no-católico que se tercie (Burke, Martin Luther King, Gandhi) -que llevar frases de San Ignacio de Loyola, o del padre Manjón es demasiado "belicista" y pueden llamarte "facha"- si no fuese porque, en su primer número del año, el diario La Razón se lanzó en plan blitzkrieg a pedirle al general (cuyo antiguo jefe de prensa, Francisco Marhuenda, dirige el diario "hermano" de la edición española del Playboy) que lanzase sus divisiones acorazadas (acorazadas con cemento suprafacial, se entiende) en apoyo de la fiel infantería (sé que el maestro don Rafael me perdonará que utilice el nombre de uno de sus libros para nombrar a unas mesnadas a las que hubiese dedicado una enciclopedia entera).

Y es que La Razón (cuyo sueño es evidente que produce los monstruos más aberrantes) le dedicó nada menos que un editorial a tres columnas a la iniciativa de convocar a los españoles ante las laicamente sacrosantas urnas para decidir bajo qué ley podremos matar a nuestros hijos (y digo "iniciativa" y no "invento", porque esto de votar a quién matamos o cómo lo matamos se ha hecho toda la vida -siempre que uno no esté incluido entre los asesinables, claro, porque, para un "demócrata", lo único innegociable y no votable es que él no salga perjudicado por el resultado de la votación).

Lógicamente, lo que se intenta vender es que ese entramado conocido como "sociedad civil" es el que le está tirando de las barbas a don Mariano para que se ponga en su sitio, cuando en realidad, lo que está ocurriendo es justo lo contrario. Sospecho (especialmente por el editorial del diario oficioso del marianismo) que es precisamente don Mariano el que ha mandado a sus zapadores a abrir camino para luego desfilar él con la corona de laurel bajo el arco del triunfo.

Porque este engendro no funciona de abajo a arriba , como creen los adeptos, sino de arriba a abajo. No es la "sociedad civil" la que le arranca concesiones y favores al gran líder, sino que es el gran líder el que ordena a la "sociedad civil" que pida lo que él ya, previamente, ha decidido conceder. Es una especie de coreografía previamente ensayada en la que se presenta como fruto de un gran esfuerzo lo que ha sido pactado con anterioridad (algo que nuestros políticos hacen todos los días, dicho sea de paso).

Recurriendo a una analogía de Orisson: Los perros pastores no están para llevarle al pastor las quejas del rebaño, sino para llevar a las ovejas por donde quiere el pastor (y que encima se lo agradezcan).

Podría equivocarme (un poco de humildad no viene mal de vez en cuando), pero no creo que un referéndum así se llevase a cabo (y si se lleva a cabo, es porque, como dice Orisson, el gobierno tendría bien claro que sería peor el remedio que la enfermedad). Lo que sí podría ocurrir es que, tras el editorial de La Razón en el que Mariano Rajoy se pide a sí mismo arremangarse y sudar la camiseta, se le den unos cuantos tijeretazos a algunos flecos menores de la "ley Aído". La "sociedad civil" podría así seguir vendiendo su forraje mítico-ideológico a sus adeptos ("¿Véis cómo llevábamos razón?", ¿"Véis como la solución está en la sociedad civil?" y, sobre todo, "¿Véis como el PP, aunque dista mucho de ser perfecto, es sensible a nuestras justísimas demandas y, con ellos, se puede conseguir algo"?), y seguir presentándose como los intermediarios oficialmente homologados ante los salvadores oficialmente homologados del régimen.

Volveríamos a comprobar cómo todo se desarrollaría según las pautas del famoso "mito del héroe" que, explicado por Joseph Campbell, podría resumirse así (en román paladino):

1- Placidez y sosiego (en la Comarca, todos somos felices con el aborto consensuado y despenalizado).

2- ¡Problema! (el problema no es tanto la ley abortista, como el hecho de que es promovida por un gobierno socialista).

3- ¡El problema se agrava! (los malos consiguen refuerzos y el asunto se torna desesperado).

4- Llega el héroe con el 7º de caballería (el periódico que, hasta hace dos días, era un perverso publicador de anuncios de prostitución y que nos repugnaba por su repentinamente redescubierto ayuntamiento empresarial con una conocida revista de tías en pelotas). El héroe le arranca un acuerdo al Señor Oscuro que no es lo que se pedía (y tampoco se pedía lo que se tenía que pedir), pero "hay que gobernar de forma realista".

Se ejecuta así la danza de la muerte, la auténtica ingeniería social de todo este culebrón de la "ley Aído": conseguir que los que dicen estar contra el aborto aplaudan con las orejas el aborto, siempre y cuando no se le llame "derecho". Y se presenta como gran héroe de la lucha contra el aborto a un señor que ni siquiera va a derogar la "ley Aído" cuando gobierne.

Que lo peor de todo esto (por recurrir a otro ejemplo muy conocido) no es que obliguen a los judíos a entrar en la cámara de gas: es que son los propios "judíos" los que se meten en la cámara de gas -y sonriendo, además- y cierran con llave por dentro (y, si intentas avisarles de lo que ocurrirá o -no digamos- intentas abrir la puerta, te llaman "facha"). Es la nunca suficientemente denunciada consolidación de un régimen, unas leyes, y una ideología con el apoyo de los que dicen oponerse a todo ello.

Una de las frasecitas rimbombantes de los que se creen héroes mientras se pasan el día batiéndose en retirada se le atribuye a Edmund Burke (ya se sabe: "Para que el mal triunfe, sólo hace falta que los buenos no hagan nada").

Como ya he dicho en alguna ocasión, la frase de Burke revela que el que la pronunció vivía en una época muy distinta a la nuestra (en la que la hiperactividad se convierte en la justificación de todos los errores). Ciertamente, Burke nunca hubiera imaginado que así actuarían los que le van a gastar su frase de tanto usarla. Burke nunca hubiese podido imaginar que serían los buenos los que trabajarían activamente - abanico y pandereta en ristre- para hacer triunfar el mal, mientras los malos los miran, muertos de risa, y sin tener que mover un dedo.

Si Burke viviese hoy, probablemente diría: "Para que el mal triunfe, basta con llamarlo malmenor, que los buenos, ellos solitos, se encargan de todo".

Y ya sólo falta acertar y que le echen a uno la "culpa" de haber tenido la idea.

PS: No sé si por ahí iban los tiros, pero el genial aforismo de Embajador en el Infierno acerca de la fornicación (ideológica y moral) del centrismo y la moderación es perfectamente aplicable a todo esto. Y, habiendo estudiado en un instituto (mixto) con un colegio de monjas enfrente, prefiero no ahondar en la interpretación literal de la frase.

PPS: De Cospedal no quiere un debate "aborto sí o aborto no" y nosotros, aún menos, que, ante todo, somos gente educada y obediente. O sea.

domingo, 10 de enero de 2010

Gustavo Bueno y la mentalidad revolucionaria (Actualizado)

Hace poco fue Dalmacio Negro. Ahora es el profesor Gustavo Bueno quien, en esta entrevista, habla, no sólo sobre el totalitarismo de la democracia liberal, sino sobre el fanatismo de los que, a pesar de los hechos, consideran incuestionables ciertos dogmas por el simple hecho de oírlos en la tele todos los días (basta con leer algunos comentarios para ver cómo se escandalizan algunos al leer que hay gente que cuestiona la democracia liberal; y para más inri, un señor con canas pretende hacernos creer que sabe más que nosotros, los jóvenes. ¡Qué se habrá creído ese facha!).

Especialmente útil es su aguda descripción del mecanismo de autoengaño de los demócratas (exactamente idéntico al de los comunistas): Si en una democracia (liberal) ocurre algo bueno, es gracias a la democracia. Pero si ocurre algo malo, la democracia nunca tiene la culpa (y, además, si ocurre algo malo, es que eso no era democracia, o la democracia no se ha aplicado correctamente). En cambio, si en cualquier otro tipo de régimen político ocurre algo bueno, es una casualidad (o que alguien aplicó el liberalismo/comunismo sin caer en la cuenta), pero si ocurre algo malo, es la prueba fehaciente de que ese régimen político es malvado, perverso y corrupto per se.

Ahora queda comprobar si, después de aplaudir a estos señores y agradecerles que nos ilustren, actuaremos en consecuencia o nos diremos que "nos estamos jugando mucho y hay que votar lo de siempre, aunque sea a dos manos".

Gustavo Bueno es un ejemplo más de cómo la revolución, invariablemente, acaba yendo más allá de lo que sus hijos planearon (y, en cuanto puede, los devora, además). Es la consecuencia impepinable de la mentalidad revolucionaria y compulsivamente innovadora; y pasa tanto en los partidos políticos democráticos como en las bandas terroristas: detrás de los veteranos, surge otra generación más ansiosa aún por aplicar las enseñanzas de los maestros (ser centrista/ser progresista/apretar el gatillo - táchese lo que no proceda) y más papista que el papa. Los cachorros, inevitablemente, acaban acusando a los tigres ya ancianos de "ablandarse" y "aburguesarse", mientras éstos se lamentan en plan Ortega y Gasset: "No era eso, no era eso".

Los mentores ( llámense Aznar, González o Julen Madariaga) acaban observando impotentes cómo sus pupilos -que, en cuanto les destronan, no les hacen ni caso- se vuelven aún más centristas/progres/etarras (táchese de nuevo lo que no proceda) de lo que ellos nunca pensaron ser. Y es que la vida, al revolucionario veterano, se las devuelve tarde, pero se las devuelve todas juntas: "¿No querías caldo (centrorreformismo/progresismo/"lucha armada")? Pues toma dos tazas".

PS: Estando las cosas como están, quiero aclarar que el paralelismo es : Aznar-centrismo; González-progresismo y Madariaga- etarras. Qué le vamos a hacer: no me fío de la LOGSE (y de las libertades modernas y de la democracia liberal, aún menos).

Actualización: No puedo dejar de recordar que todo lo que dice el profesor Bueno, ya lo llevan diciendo otros desde hace más de 35 años. Aunque él habla a toro pasado, no deja de tener su mérito que se atreva a señalar que el rey va desnudo.

Robolución versus Feudalismo.

Volviendo al decreto de Diciembre de 1792 de la Convención Nacional francesa mencionado en esta entrada del blog, me surge una pregunta (y a lo mejor me estoy columpiando de mala manera, o lo que me pasa es que tardo mucho en conciliar el sueño cuando me acuesto).

El decreto (recordemos) rezaba (¡perdón!: "anunciaba") lo siguiente:

"Se necesita...que sea proclamada...la soberanía del pueblo, la abolición de la feudalidad, el diezmo y todos los abusos..."

Y uno se pregunta: ¿Pagar un 10% de IRPF -¿eso es un diezmo, no?- estaba considerado, hace 220 años, como un abuso intolerable?.

No soy historiador, y probablemente haya muchas cosas que desconozco (y quizás algún amable lector pueda, o quiera, puntualizar estas reflexiones), pero ¿cuántos españoles no estarían encantados de pagar -entre IRPF, tasas municipales, impuestos indirectos y demás- un 10% de su sueldo anual al estado?.

¿Y se supone que eran ellos los que estaban oprimidísimos y nosotros los que cada día tenemos "más derechos y libertades"? Pues ellos trabajaban menos de mes y medio al año para el "estado". Y nosotros, entre tres y seis meses.

¿Dónde hay que firmar para que te opriman como a un siervo de la gleba?.

Me lo decía un compañero del trabajo (el habitual), mientras arreglábamos España y el mundo por enésima vez: "¿Sabes qué te digo: ¡que viva la Edad Media!".

Y no sólo por los impuestos. ¿Cuántos de los rectores, decanos y catedráticos de las universidades públicas españolas habrían sido admitidos como estudiantes en Bolonia, Salamanca, o la Sorbona durante "la edad oscura"? El actual ministro de Educación del reino de España (que se licenció en Filosofía y Letras con sólo 31 años) hubiese sido echado a patadas ipso facto por San Alberto Magno de su clase en París o Colonia en cuanto hubiese abierto la boca para hacer una pregunta (por ejemplo: "Necesitaría un buen rato para definir qué es un ser humano" -una afirmación absurda que, en el caso del ministro, es comprensible si se tiene en cuenta que hay espejos en su casa).

Cada vez entiendo más que nos bombardeen con propaganda las 24 horas del día, y que estén tan empeñados en poder cerrar cualquier página de internet con cualquier excusa. La única forma de conseguir que nos consideremos afortunados de trabajar para ellos es encerrarnos en una burbuja de percepción controlada.

PS: Por supuesto, estoy encantado de que existan la vacuna contra la rabia, los antibióticos, los quirófanos, los aviones y otros inventos (inventos que, además, siempre han tenido lugar, no gracias a los políticos, sino muchas veces a pesar de ellos). Lo que es absurdo es que te intenten obligar a asumir que el progreso tecnológico, automáticamente, supone progreso o mejora en otros ámbitos. Además, a la vista está que el uso de la tecnología sólo les interesa en la medida en que les permite controlarnos mejor y más de cerca.

sábado, 9 de enero de 2010

Brainstorming à la Pajín.

Estáis avisados.

Si no votáis a los nuestros, no sólo se hundirá España; es que se hundirá el mundo entero. Y el culpable ya sabéis quién sería.

Eso sí, los profetas de desgracias son los otros.

Y sí, nos jartamos de reír a costa suya cuando presentó a su jefe como un líder planetario. Pero es que ahora nos viene bien a nosotros hacer lo mismo.

Así que, aquí nos tienen: afirmando que es un líder internacional que impondrá en Europa lo que Europa (con el voto favorable de los nuestros) le impone a España, y, al mismo tiempo, diciendo que pinta menos que el rebozado del filete.

Pero como hemos decidido que somos los buenos, nos hemos dado licencia nosotros mismos para afirmar una cosa y la contraria al mismo tiempo sin que se nos mueva un solo músculo de la cara.

PS: Para entender mejor por qué se presenta a Zapatero como la única causa de todos los males habidos y por haber, lean (si no lo han hecho ya) este artículo de Javier Paredes.

PS2: Leyenda urbana de la semana: ¿Hay alguna relación entre la meteórica carrera de Leyre Pajín en el PSOE y su -a mi juicio- llamativo parecido físico con Felipe González?.

Comienza el Auto de Fe (ijoo)

Gloria Lago, presidenta (aún) de la plataforma Galicia Bilingüe (a la que, más pronto que tarde, le cambiarán el nombre -que será considerado como "demasiado agresivo"- por otro más peperamente correcto - y más "en positivo"- como "Observatorio Familiar por una Enseñanza de Calidad", por ejemplo) se ha vuelto a despachar a gusto (y como es debido) contra el decreto lingüístico de la gran esperanza blanca del PP, Alberto Núñez (un señor que, en cuanto le ponen un micrófono delante, empieza a hablar gallego con acento de Valladolid, que es lo que hablan los que salen por la tevegá).

Doña Gloria, entre otras verdades, se lamenta (y creo que con asombro) de que desde las filas del PP de Galicia se haya emitido una fatwa democrática contra ella y se le esté empezando a colgar el gran sambenito de la democracia liberal; ése que hace que muchas personas que te daban palmaditas en la espalda (de las que le matan a uno de náuseas, como recordaba José Antonio Primo de Rivera) se retiren de tu lado como si tuvieras una terrible enfermedad contagiosa (y democráticamente mortal). Gloria Lago se lamenta de que la llamen "extremista". Algo que nadie, desde el PP gallego, le había llamado antes de las elecciones del 1 de Marzo, claro está.

Doña Gloria (y nunca es tarde si la dicha es buena) ha descubierto, de un par de semanas a esta tarde, cómo los mismos medios de comunicación (y algunas webs) que hace no tanto reproducían con entusiasmo (y en grandes titulares) hasta el más pequeño de sus estornudos, se han olvidado completamente de que existe. Ahora que a ella también le quieren colgar el cartel de paria de la democracia, se preguntará, quizás, cuántas de las personas a las que ella ha considerado "extremistas" (entre otras cosas, porque llevaban colgado el mismo cartel que llevará ella ahora) en realidad tienen, o tenían, toda la razón del mundo (igual que ella en lo que respecta al asunto de la libre elección del idioma de escolarización de los hijos).

Además, descubrirá (y creo que, aunque se lo huele, no dejará de sentirse decepcionada por ello) que muchos que defendían su misma causa en nombre de "los derechos de los padres" o de "el cumplimiento de la ley", se olvidarán del tema. Pronto la llamarán "extremista" no sólo desde las alturas del PP gallego, sino también desde las bases de este partido. Y pronto (como una onda que se extiende por la superficie de un lago tras tirar una piedra) desde asociaciones, confederaciones católicas de padres y otros engendros de la llamada "sociedad civil" que revelarán, de esta forma y una vez más, a quién sirven realmente.

Doña Gloria, en definitiva, descubrirá que muchísimas personas que enarbolan el estandarte de la libertad, la justicia, la ley y otras zarandajas, cuando gobierna el PSOE, dejan de hacerlo cuando gobierna el PP. Doña Gloria sufrirá en sus propias carnes las consecuencias de que, para muchos españoles que hablan del bien, de la justicia y de la verdad estos nobles conceptos son sólo armas a emplear temporalmente al servicio de lo único realmente importante (el partido). Descubrirá que, para muchos españoles (aunque ni ellos mismos se den cuenta) no existe la verdad y la mentira, ni el bien ni el mal, ni la justicia o la injusticia. Para ellos, en último término, sólo existe "lo que beneficia al PP" y "lo que perjudica al PP".

Desde hace un tiempo, en los sótanos adecuados, se están fabricando las excusas y los argumentos con que alimentar las mentes de los que hace nada tenían (o aún tienen) a Gloria Lago como un heroína y que ahora se sienten ayunos de consignas con las que justificar lo hecho por Alberto Núñez. Ahora, algunos (quizás muchos) indecisos se debaten aún entre lo obvio ("Gloria Lago tiene toda la razón") y lo deseado ("Alguna razón debe de haber para lo que ha hecho Alberto, pero yo no la conozco o no la he entendido aún"). Con la debida ración de pienso ideológico, seguirán pastando y rumiando sin levantar la cabeza, aliviados por haber encontrado la enésima excusa para seguir haciendo lo que hace la mayoría.

Y además, doña Gloria, recuerde que, cuando se rebate a un progre, invariablemente hay que negar la mayor: ser extremista no es bueno ni malo en sí mismo. Utilizando una palabra muy popular en su tierra, "depende" de para qué y en qué contexto. Lea usted, sin ir más lejos, la forma tan extremista (y tan acertada) en que se habla en los Evangelios de los centristas y los moderados.

Si, de todas formas, Gloria Lago quiere salir de dudas, puede convocar otra manifestación como la de la foto de la derecha (interprete también esta palabra en el sentido político del término). Si lo hace, le servirá a ella y a los cuatro que acudan para comprobar de qué hilo está hecho ese paño que algunos, arrogándose su representatividad, llaman "sociedad civil".

PS:Luego vinieron a por Gloria Lago, pero yo no era Gloria Lago...

PS2: Ahora se va entendiendo mejor que lo de la "niña que habla inglés" no era tan sólo una bobada más, sino una bobada dicha con toda la intención del mundo.

viernes, 8 de enero de 2010

Cuatro gatos irrelevantes.

Con lo fácil (y bien remunerado, muchas veces) que es dejarse llevar como pez muerto por la corriente...y estos "tradis", con su obsesión cuasi fetichista por la liturgia, resistiéndose a abrirse a las exigencias de los nuevos tiempos y adaptarse al mundo de hoy...

Menos mal que son cuatro gatos, y que su postura es completamente disparatada e irrelevante, que si no...

PS: Entiendo que da un poco de nosequé ver gente echarle la bronca a un obispo dentro de una Iglesia. Y me parece buena señal que la primera reacción sea ésa (la de preguntarse si los feligreses están obrando bien). Pero a mí me cuesta mucho enfadarme con los que abuchearon a este obispo (reconozco que me enfada mucho más pensar que sea obispo). Además, si no hubiesen montado esa escenita, la hubiesen grabado en vídeo y se hubiesen limitado a mandar una respetuosísima nota de protesta a las altas instancias, todo hubiese pasado inadvertido. Una virtud tan necesaria y con tan noble nombre como la obediencia puede convertirse en una trampa si le añadimos el apellido "ciega".

PS2: Un polideportivo como el de la foto del enlace de arriba me parece de lo más adecuado, en realidad; refleja a la perfección que, desde hace 40 años, para muchos el lema principal de la liturgia católica es el mismo que el de los Juegos Olímpicos: "Lo importante es participar".

Tirar piedras contra el propio tejado.

A través de este artículo del blog Fides et Ratio se puede llegar a un artículo de Eduardo Arroyo, en El Semanal Digital, que merece la pena leer. Un antiguo agente de la KGB explica cómo se cambia la mentalidad de una sociedad para que ella misma exija (a grito pelado, si es menester) todo aquello que la llevará a su autodestrucción, en un proceso llamado "desmoralización".

"No puedes cambiar su mentalidad incluso cuando les presentas información auténtica. Incluso cuando les demuestras que el blanco es blanco y el negro es negro, tampoco puedes cambiar su percepción básica y la lógica de su comportamiento...el sujeto es incapaz de valorar la información verdadera. Los hechos ya no significan nada para él. Incluso si recibiera una ducha de información auténtica, con pruebas y fotos...él rehusará creerlo".

Así se llega al más peligroso de los totalitarismos: aquél en el que los esclavos creen ser libres.

Que nadie desespere, por tanto, ante ciertas actitudes y la continua negación de lo obvio que, para muchos, se ha convertido en un hábito automático. Es un estado mental perfectamente comprensible tras décadas de lavado de cerebro (perdón; quería decir "tras décadas de modélica transición hacia la madurez democrática").

Y vivir en Matrix luchando contra el malvado señor Smith y sus compinches ("Matrix sería el paraíso terrenal sin esta gente", imaginan muchos) no deja de ser un fastidio. Pero tampoco deja de ser un pasatiempo y una distracción que nos evita tener que plantearnos si Matrix es real o no.

Y sí: después de haberte creído todas esas sandeces de que todo cambio siempre es para mejor, o que la historia de la humanidad sólo avanza "hacia adelante y hacia arriba" (como el gráfico ideal de ganancias o de crecimiento de cualquier empresa), o que vives en la mejor época, en todos los aspectos, de la historia de la humanidad, o que con tu generación han roto el molde porque tus antepasados no tenían ni pajolera idea de nada ("tenemos que volver a reinventarlo todo", dice la publicidad), pero tú tienes la suerte de formar parte de la "generación mejor preparada de la historia" (ésa que no sabe hacer la o con un canuto -pero sí el canuto-, ni falta que le hace, "porque yo lo valgo" -claro, majete, porque tú lo digas-, "voy a darlo todo" -no lo dudes, chavalote; se llama "presión fiscal"- y "voy a dejarme la piel en el escenario" - ¿te suena la expresión "hipotecar la mitad del sueldo durante treinta y cinco años?")..

...después de haberte creído todas estas sandeces, digo, para satisfacer tu egocentrismo y convertirte en un niño de treinta y cuatro años -o cuarenta y cuatro-, fácilmente manejable por ser el placer y la comodidad sus valores supremos y sus únicos objetivos (tú lo llamas "ser práctico"), resulta comprensible uno se resista a despertar (y hasta que mueva los brazos a diestro y siniestro intentando soltarle sopapos a los que lo zarandean mientras solloza entre sueños). Prefiere uno creer que el sueño aún tiene remedio ("la democracia tiene sus propios mecanismos de control") antes que sospechar que deberías cambiarte el nombre por el de Segismundo (pero, claro, cómo lo ibas a sospechar si la generación mejor preparada de la historia no necesita aprender nada de nadie y, además, ese tío con ese nombre tan pasado de moda sale en un libro sin dibujos ni DVD interactivo).

miércoles, 6 de enero de 2010

Mira quién habla...



A ver si te enteras, Pepe.

Que no engañas a nadie. Aprende de nosotros, hombre: a tí la Conferencia Episcopal te suelta un chorreo y a nosotros nos dan la comunión con TV en directo en la Misa del día de la Almudena.

¿No lo has pillado todavía, con lo avispado que eres para otras cosas?: Ser abortista no es el problema, sino ser abortista y no ser del PP. Entonces se te echa todo el mundo encima.

Mira que tener que recordarte esto delante de todo el Sanedrín...

¡Viva la Robolusión , compay!

Decreto de la Convención Nacional francesa, del 15 de Diciembre de 1792:

"Se necesita que donde quiera que entraren nuestros generales sea proclamada la soberanía del pueblo, la abolición de la feudalidad, de los diezmos y de todos los abusos.....que al instante, los bienes de nuestros enemigos, vale decir los bienes de los nobles, de los clérigos, de las comunidades legas o religiosas, de las iglesias, sean secuestrados....todo pueblo que no quiera lo que aquí proponemos será nuestro enemigo, y como tal merecerá que lo tratemos".

Hemos abolido todos los abusos. Eso sí, al que no piense como nosotros, le quitaremos todo lo que tiene. Y es que los revolucionarios no podemos cometer abusos, porque, entre otras cosas, si lo cometemos nosotros, ya no es un abuso, sino una expresión de la "soberanía del pueblo".

Y esto me recuerda que en España no se va a legalizar el aborto, porque, entre otras cosas, si es legal, ya no es un aborto.

Pues con esta forma tan curiosa de expresarse, los Monty Python y los Luthiers han hecho (y siguen haciendo) reír a un montón de gente.

domingo, 3 de enero de 2010

Morituri te salutant.

Francamente, uno quiere creer que ciertas cosas tocarán fondo algún día, pero ese día parece no llegar nunca.

La penúltima gran idea surgida de las sesiones de "brainstorming" en algún piso de trescientos y pico metros cuadrados en el centro de Madrid ha sido solicitar un referéndum sobre la reforma de la ley del aborto.

Ojo: no sobre el aborto. Sobre la reforma de la ley.

Ya resulta sencillamente repugnante que haya gente que crea que la vida de millones de inocentes puede ser sometida a referéndum (¿qué parte de la expresión "Principio No Negociable" no han entendido? Imagino que la parte de enmedio); y más repugnante aún que se haga mientras se rasga uno la camiseta (roja o blanca, según) diciendo lo mucho que uno está en contra del aborto (bueno, ni eso, que sólo se puede hablar en positivo, como en los seminarios de técnicas de ventas para colarle al prójimo los productos que nadie quiere ni nadie necesita).

Pero que, encima, el referéndum que se plantee ni siquiera cuestione el aborto, sino bajo qué ley se practica, es, directamente, demencial.

Resulta que los que se presentan como grandes adalides del "derecho a vivir" (de las subvenciones) plantean un referéndum en el que no se cuestiona que en España, cada día, se maten más de 300 inocentes en los abortorios, sino la etiqueta bajo la que se realizan los asesinatos ("delito" -despenalizado, claro- versus "derecho").

En definitiva: es un referéndum en el que lo innegociable no es la Vida, sino el aborto.

¿Está claro o no está claro, a estas alturas, cómo se está llevando a los "provida" a defender el aborto bajo lemas buenistas?.

Gente con esa forma de razonar, hace dos mil años, hubiese hecho gala de su compasión por el prójimo pidiendo un debate público sobre si los cristianos, en el Coliseo, debían haber sido devorados por las fieras, o ejecutados más rápidamente de una lanzada en el corazón (y esto me recuerda a una famosa metáfora sobre la diferencia entre los cristianos y los democratacristianos, quienes, no en vano, llevan el prefijo "demócrata" delante). Y hace 70 años, en Alemania, utilizando esa misma lógica, no habrían discutido el asesinato a la carta de judíos o deficientes mentales, sino si dichos asesinatos debían permitirse como "derecho" o "delito despenalizado" (sin embargo, estoy seguro que los promotores de esta petición de referéndum -cuyos grandes paraguas autojustificatorios son "mal menor" y "cambiar desde dentro"-, cuando sueñan despiertos, están convencidos de que, en Alemania, habrían plantado cara a los nazis, en Roma a Nerón, y en Alabama se habrían enfrentado a su familia y amigos para ir del brazo de Martin Luther King).

De hecho, si Zapatero, hace tres años (por ejemplo) hubiese convocado un referéndum así, los mismos que ahora lo piden, hubiesen montado un pollo de no te menees con sus excusas pamplineras favoritas ("la sociedad no pide un referéndum", "un referéndum como éste es inconstitucional", "el referéndum fractura a la sociedad y al parlamento", etc.). Y, por supuesto, no tardarían ni un segundo en golpear fieramente con sus rojos abanicos y sus blancos globos a los políticos de cualquier partido nacionalista vasco al que se le ocurriese la barbaridad de plantear si el terrorismo debe ser un delito despenalizado o un derecho.

Por lo pronto, los buenos, en su incesante labor para que millones de españoles vean la despenalización del aborto como una bendición del cielo, han realizado algo muy parecido a lo que he visto hacer a los Hare Krishna por esas mismas calles, pandereta en ristre.

Por cierto, ¿qué conocido partido político abortista dice que "El debate no es aborto sí, o aborto no", tal y como se plantearía en este referéndum? Los promotores de la idea nos lo cuentan.

Y ¿qué conocido partido político abortista no cuestiona el aborto, sino la reforma de la ley? Pues claro. Ése mismo.

Mientras tanto, ellos siguen alegrándose a cuenta de lo que de verdad les interesa.

Recordemos, finalmente, (con la colaboración de Joaco) unas proféticas palabras pronunciadas en el Teatro Calderón, de Valladolid, hace ahora tres cuartos de siglo, por José Antonio Primo de Rivera, quien, por cierto, demostró tener caladísimos a sus compatriotas de la derecha buenista y bienpensante (ésa que anda siempre oponiéndose al mal de boquilla y luego buscando la enésima excusa para justificar su activa colaboración con él):

" Pero llega un momento en que se les dice a los hombres... que todo puede resolverse por los votos , y entonces se puede decidir a votos si la Patria puede seguir unida o suicidarse, y hasta si existe o no existe Dios".

No me extrañaría que el José Antonio por antonomasia estuviese pensando que la idea de tales referenda sería planteada, no por la izquierda (que impondría directamente su voluntad) sino por la derecha (como un mal menor, claro está).

PS: Al menos, en los referenda de los salvajes anfiteatros romanos, el gladiador derrotado tenía la opción de salvar la vida, si los pulgares de la plebe se orientaban hacia arriba en número suficiente (creo). En nuestra civilizada socialdemocracia, a los nascituri ni siquiera se les da esa remota opción: sus autoungidos salvadores les ofrecen, como mucho, la posibilidad de ser asesinados bajo una ley consensuada y que no divida a la sociedad.